sábado, 13 de mayo de 2017

Alien: Covenant (2017)

El universo "Alien" que Ridley Scott y Sigourney Weaver comenzaron allá en 1979 añade una entrega más a la saga. Alien: Covenant, con Scott de nuevo a los mandos como ya ocurrió con Prometheus, llega a los cines para cubrir el espacio argumental entre ésta última y Alien: El octavo pasajero. ¿Habrá cumplido con las expectativas?

 
Alien: Covenant está dirigida por Ridley Scott (Alien: El octavo pasajero, Prometheus) y protagonizada por Katherine Waterston (Animales Fantásticos y dónde encontrarlos), Michael Fassbender (Steve Jobs), Demián Bichir (Los odiosos ocho), Danny McBride (This is the End), Carmen Ejogo (Animales Fantásticos y dónde encontrarlos) y Billy Crudup (Spotlight). Los actores Guy Pearce (Iron Man 3) y Noomi Rapace (Sherlock Holmes: Juego de Sombras) retoman sus papeles de Prometheus, y aparecen como cameos junto a James Franco (Goat). Después de un pequeño accidente, Walter (Fassbender), el sintético de la nave colonial Covenant se ve obligado a despertar a la tripulación para hacer reparaciones. Tras recibir en el proceso una misteriosa señal, descubren la existencia de un planeta con las condiciones perfectas para instalar la nueva colonia y deciden ir a explorarlo. Lo que no saben es que allí les estará esperando David (Fassbender), el sintético de la desaparecida Prometheus hace ya diez años, y por supuesto, no está solo.


La polémica con el estreno de Alien: Covenant estuvo servida desde el momento en que se supo que iba a ser una secuela de la poco aclamada Prometheus. Esto puso contra la espada y la pared a Scott, quien no tenía una tarea fácil al ponerse a lo mandos de esta nueva entrega del universo Alien. Las luces y sombras de la cinta van a polarizar seguramente a la crítica, pero todo sea dicho, yo salí muy contento del cine, aunque con algunas reticencias.
 
 
En primer lugar, decir que la trama no nos lleva a una experiencia distinta de las ya vividas en anteriores estrenos: nave que encuentra un planeta desconocido, tripulación que baja a explorar, tripulación que se "contamina", muertes que no deseas ni a tu peor enemigo, lucha por la supervivencia al límite. Scott no ha arriesgado mucho, supongo que por querer redimirse por Prometheus, y seguramente ocurra como con el Despertar de la Fuera, y se la considere como una especie de remake de la original.

 
En esta línea de déficit de novedad, el guion en ocasiones deja un poco que desear; y no lo digo porque sea malo, pero teniendo en cuenta la cantidad de muertes atroces que sufren los protagonistas, y además sabiendo que tienen a un monstruo intentando darles caza, tienen escenas en las que más bien parece que se han ido de camping y no de expedición a un planeta desconocido. Un poco más de coherencia no habría estado de más.
 
 
Sin embargo, a pesar de estos detalles y con todo, la película me gustó bastante. El ambiente de tensión es bastante intenso y oscuro (cliché, pero que funciona), y algo que considero muy importante en una película de este género es que consiga hacerme sentir incómodo, ya que significa que de alguna manera la atmósfera de terror, aunque atrapada en una pantalla, logra traspasar la pantalla y llegar hasta mí. Covenant lo ha conseguido y me hacía moverme en la butaca a la vez que impedía que quitara los ojos de la pantalla esperando a que apareciera algún xenomorfo.
 
 
Respecto a los protagonistas, creo que es todo un acierto seguir con el legado de Weaver como Ripley y tener de nuevo a una protagonista femenina (aunque admitámoslo, no hay nadie como Sigourney para enfrentarse a los aliens). Waterston defiende bien su papel y ojalá un guion más elaborado la hubiera dado la oportunidad de mostrar más sus aptitudes. Fassbender, el otro a destacar, nos ofrece otra vez la interpretación de un sintético como en Prometheus, y vuelve a ejecutar una interpretación pulcra y perfecta, a la altura de la calidad del personaje. Sin duda es de lo mejorcito de la película. La presencia de Pearce y Rapace retomando sus roles de Prometheus, aunque por unos segundos, ha dado más consistencia a la historia, y ha permitido que los lazos con las demás películas no estén solo en los xenomorfos, sino en algunos personajes también.
 
 
A nivel visual, la película es un regalo. Una de mis escenas favoritas sin duda, es el descenso de la partida de exploración. La fotografía que acompaña el viaje es bestial. Igual ocurre con la escena de la llegada de David al plantea y la toma de contacto con los Creadores. Sabemos que los efectos especiales son ya toda una garantía actualmente en el cine de ciencia ficción, pero sin duda en esta película son increíbles; no hay nada más que ver a los xenomorfos.
 
 
En resumidas cuentas, y como amateur en este universo de Alien que soy, a pesar de que podría haber tenido un mejor guion, y en cierto modo, alguna que otra novedad narrativa, Alien: Convenant cumple muy dignamente y nos ofrece justamente lo que se espera de una película de la saga: tensión, terror, sangre, xenomorfos de todos los tamaños y lucha al límite por la supervivencia; todo ello edulcorado por un cierto aire de revival con la original y con un Fassbender de sobresaliente que igual te saca una sonrisa como te emociona o te pone los pelos de punta. Ojalá Scott cumpla y al menos haga otra más para cerrar más la historia.

Nota: 7,5/10

Aquí os dejamos el tráiler:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿A que esperas para dejar un comentario?

Me gusta